Ultimo aggiornamento: 09/08/2021

Come scegliamo

10Prodotto analizzati

18Ore impiegate

5Studi valutati

30Commenti raccolti

Al ejecutar tareas de bricolaje o de otro tipo, acudir a la amoladora siempre es necesario; de allí que tienes que elegir un modelo que puedas encender rápidamente, es decir que tenga un manejo sencillo. Por otro lado, conviene que sea liviano para que puedas manipularlo fácilmente de forma manual y que, por supuesto, tenga un nivel de potencia adecuado para las tareas en las que la utilices. Del mismo modo, que puedas hacer el cambio de piezas de manera simple.

Así, tras revisar muchos modelos, opiniones y seguir consejos de quienes conocen estos aparatos, tenemos que el modelo Bosch GWS 22-230 JH es indicado en estos casos, con su potencia de 2200 W, el nivel de ergonomía que admite una manipulación cómoda, la capacidad de cambio fácil de piezas y su elevado rango de adaptación a espacios y superficies. Como alternativa encontramos a otro modelo, que también tiene importantes prestaciones, denominado Makita GA5030, con una velocidad de 11000 rpm y un peso de 1.8 kg, que permite una manipulación con mayor facilidad.




Smerigliatrici: la nostra selezione

Guida all’acquisto: Tutto quello che devi sapere sulle Smerigliatrici

Tipo de amoladora

Existen al menos tres tipos principales de amoladoras en el mercado actual y cada uno está diseñado para casos distintos. La amoladora portátil es la más común, recomendada tanto para profesionales como para aficionados con experiencia, ya que utiliza discos grandes, superiores a 20 centímetros de diámetro. Se utiliza sobre todo para pulir o decapar superficies amplias, así como para cortar piezas grandes.

Si este modelo es demasiado grande, entonces la mini amoladora es una alternativa. Sus discos tienen un diámetro de 12 o 13 centímetros. Están diseñadas para cortar o quitar rebabas en piezas de dimensiones reducidas, de manera que son ideales para personas con poca experiencia en la realización de tareas o trabajos pequeños en casa.

Por último, tenemos la amoladora de sobremesa. Son las más grandes, por lo que mayormente son usadas en talleres profesionales. Se fijan a la mesa o banco de trabajo y es la pieza que se necesita trabajar la que se sostiene con las manos y se acerca al disco. Suelen ser máquinas bastante pesadas y poco portables, pero también muy potentes.

(Fuente: kzenon : 25187411 /123rf.com )

Potencia y control

Al igual que disponemos de diferentes productos, también disponemos de diferentes potencias que se ajustan a la forma en que la amolada rinde. Por tanto, es necesario que la potencia se ajuste tanto a las características de la amoladora como a la actividad que vayamos a realizar, precisando de más potencia cuanto más intenso sea el trabajo.

Esta potencia conviene también que podamos controlarla, de manera que el producto tenga una mayor polivalencia. No todos los materiales son igual de exigentes ni de complejos, así que contar con un producto ajustable siempre hace mucho más sencillo el trabajo. En cualquier caso, si no lo incluye y no lo necesitas, tampoco es problemático.

Seguridad y comodidad

Para finalizar, es preciso apostar por modelos cómodos y seguros a la hora de trabajar. La comodidad se obtiene principalmente del tamaño de las asas, que permiten ajustar la pieza a donde sea necesario. Algo que además es práctico para lograr mejores resultados a la hora de hacer cualquier tarea.

Esta comodidad también influye en la seguridad, para que no tengas que preocuparte por posibles riesgos durante el uso. Algo a lo que se suman otros elementos tales como la protección frente a cortocircuitos, en caso de un corte accidental del cable o bien las cubiertas que te protegen frente a la proyección de objetos y esquirlas durante el proceso de uso. Cuanto mayor sea la seguridad, mucho mejor.

Si estás renovando tu hogar puede que te interese revisar nuestra comparativa de plantillas para pintar, con las que podrás hacer bonitos diseños en tus paredes.

Come usare Smerigliatrici: la guida definitiva

Cómo utilizar una amoladora

Primero que nada, debemos decir que es una herramienta eléctrica de uso industrial y bricolaje que permite pulir, cortar e incluso devastar diferentes materiales. Tiene integrado un motor y un mecanismo que permite la integración de diferentes discos, que te permitirán llevar a cabo diversas tareas, dependiendo, por supuesto, del tipo de accesorio que le instales.

(Fuente: yellowj: 13740198/123rf.com )

Tipos

Actualmente existen diversos modelos de amoladoras en el mercado, sin embargo, dentro de las opciones se pueden segmentar en dos grandes grupos: amoladoras y miniamoladoras. Básicamente, se diferencian una de otra por el tamaño que pueden llegar a tener, por su potencia, las funciones que traen y por el diámetro de los discos que se le pueden incorporar.

Discos

Los discos elaborados en materiales más blandos se utilizan para abrillantar y pulir metales, mientras que los de alambres eliminan sobrantes o relieves de piezas determinadas. Los discos más rugosos conformados por granos de distintos tamaños suelen usarse para mejorar los remates en piezas metálicas o también para afilar herramientas de corte como navajas y cuchillos.

Protección

Se recomienda tener a la mano guantes de seguridad cómodos y resistentes para minimizar el riesgo de cortes profundos en dedos, manos y brazos. Asimismo, deben usarse lentes transparentes y mascarillas, para evitar comprometer la seguridad de tus ojos y de tu rostro en general, ya que suelen verse salpicaduras, chispas o fragmentos de metales muy peligrosos que saltan por todos lados.

Instalación

Se debe colocar la guarda verificando que quede bien puesta y ajustar su palanca, dependiendo como lo prefieras; por seguridad no debe usarse la amoladora sin su guarda. Posteriormente, se debe fijar el mango lateral a la izquierda o la derecha, dependiendo si el usuario es diestro o zurdo. Finalmente, se coloca el disco de forma centrada y lo aseguras con la contratuerca. Es recomendable cambiar con frecuencia los discos gastados por unos nuevos.

Precauciones antes de su uso

El metal u objeto que desees cortar debe estar bien fijo a la superficie o mesa de trabajo; se recomienda tener una inclinación de 30 grados sobre la superficie a desgastar o cortar. Nunca debes usar prendas de vestir de plástico, ni tener material inflamable cercano, para evitar la combustión o los incendios al momento de trabajar. Asegúrate antes de iniciar la instalación de que el equipo amolador no se encuentra conectado a la corriente.

Precauciones durante su uso

No debes trabajar la pieza de forma brusca, hazlo siempre con cuidado, pero sin perder la firmeza; debes trabajar de forma continua, generando una presión adecuada sobre la máquina, así como también, debes procurar mantener una velocidad que se adecue al material que estás utilizando. Al terminar, espera que el disco deje de girar para apoyarla en un sitio con una nivelación adecuada.

Mantenimiento y limpieza

Hay que estar muy atento, para que ningún cuerpo extraño o material ingrese por error dentro del amolador; es por ello que puedes limpiar tu amoladora con una pequeña brocha para eliminar el exceso de polvo o de residuo que haya quedado después de su uso. Ante cualquier falla o mal funcionamiento te sugerimos contactar personal especializado antes de desarmarla por ti mismo para evitar daños mayores.

FAQ Smerigliatrici: le domande più pressanti

Preguntas más frecuentes

Cuándo y cómo cambiar el disco de una amoladora

El disco de una amoladora debe ser reemplazado en caso de que presente un desgaste por uso, de tal forma que impida su funcionalidad; también debe ser cambiado cuando este haya sufrido accidentalmente una fractura o rompimiento. Cambiarlo no es tan difícil como podrías pensar. Para empezar, desenchufa la herramienta de la toma de corriente y si es una máquina inalámbrica, procede a quitar su batería.

Procede a colocar la llave que usualmente viene incluida con tu herramienta, de tal forma que las muescas de la llave coincidan con los agujeros del disco central. Después, es importante que oprimas el botón indicado para que el eje quede desbloqueado y así puedas aflojar los discos; si no lo haces, la llave va a girar con el eje sin lograr el afloje.

Una vez que has logrado aflojar el disco de apriete y el disco de corte, retíralos por completo y coloca el nuevo disco de corte, situándolo de tal manera que su agujero central pueda coincidir con el eje; recuerda que no debe existir ningún tipo de holgura. Coloca nuevamente el disco de apriete, sobre el disco de corte y procede a desbloquear el eje. Usa la llave indicada y gira, esta vez en sentido contrario para proceder con el apriete respectivo.

Cómo usar una amoladora para lijar

Las amoladoras son aparatos versátiles que admiten una amplia variedad de discos; incluso, discos para el lijado de diferente materiales. En estos casos, debes contar con un accesorio de goma que sirve de base para estas lijas especiales, a fin de asegurar la durabilidad de estas ante las revoluciones de la máquina. Las lijas vienen presentadas con distintos grosores y texturas y son discos muy resistentes.

Antes de comenzar a lijar, debes fijar la pieza a trabajar con alguna prensa u otro tipo de elemento, de forma que puedas sujetar la amoladora con las dos manos. No debes ejercer presión, solo basta con sostener la herramienta sobre la pieza y moverla suavemente de un lado a otro, dejando trabajar al disco.

Recuerda que es fundamental contar con un equipo de protección que incluya guantes, gafas, tapaboca y protección auditiva. Además, es recomendable realizar esta tarea en un espacio abierto.

Amoladora o radial

Las amoladoras angulares o radial, son máquinas imprescindibles en la caja de herramientas de cualquier profesional. Su versatilidad ofrece en una sola máquina, el corte, el desbaste y el pulido. Si se trata de un carpintero podrá realizar el pulido de la madera, si es un metalúrgico podrá trabajar con cortes de metales y para un constructor, el desbaste será una cosa sencilla.

Por esto, la radial es una máquina de gran utilidad en diferentes ámbitos; tal como podríamos decir de la amoladora. En ambos casos, son herramientas multifuncionales que ofrecen potencia, versatilidad, eficiencia y trabajos con calidad profesional.

¿La amoladora es igual a la pulidora?

La amoladora y la pulidora podrán tener un aspecto similar, pero lo cierto es que estos productos son dos máquinas que se diferencian principalmente por su velocidad de operación.

Dependiendo de la marca, algunas amoladoras cuentan con un motor que proporciona una velocidad de hasta 10.000 revoluciones por minuto; mientras que una pulidora puede moverse en un rango que va desde 600 hasta 3.000 revoluciones por minuto; a mayor velocidad, mayor potencia. Así mismo, de acuerdo a la resistencia del material a pulir, debemos elegir entre una máquina u otra e igualmente, debes seleccionar el disco más adecuado para realizar la tarea.

Las pulidoras son herramientas que te permiten realizar diferentes trabajos de mantenimiento, también son idóneas para perfeccionar acabados en una gran variedad de metales, fibras, maderas, etc. Además, funcionan con un movimiento elíptico o de vaivén que favorece el pulido en seco.

¿La amoladora es igual a un esmeril?

La esmeriladora es una herramienta utilizada en talleres mecánicos, de carpintería, de herrería e incluso, también es usada en los hogares donde existen aficionados al bricolaje, dada su sencillez y su utilidad. Dependiendo de la zona geográfica o del país, esta máquina recibe diversos nombres: esmeril eléctrico, piedra esmeril y también como esmeriladora. En todo caso, se trata de una máquina que emplea una muela para el mecanizado por abrasión.

A diferencia de una amoladora que realiza cortes y mejores acabados, la esmeriladora no ofrece precisamente terminaciones limpias ni acabados profesionales. Por esto, su poder de corte es mayor, ya que su funcionalidad se centra en utilizar un esmeril o piedra de gran dureza, especialmente pensada para desgastar y desbastar algunos materiales.

Mientras que la amoladora, puede eliminar asperezas, picos y depresiones, hasta lograr una superficie pareja y pulida. Además, la amoladora admite diferentes discos para diferentes labores.

Amoladora o caladora

Dependiendo del trabajo que desees realizar, podrás elegir entre una amoladora o una sierra de calar (llamadas también caladoras), ya que se trata de dos herramientas totalmente diferentes y con funciones distintas. La caladora se distingue por ofrecer un movimiento de la hoja que va arriba y abajo; para ello debes poner el pie de la máquina en posición perpendicular con respecto a la superficie que estés trabajando y mover la sierra de calar de acuerdo a la línea de corte. También podrás realizar otras forma de cortes, no solo en línea recta.

Es importante tomar en consideración la potencia de la caladora, ya que de esto dependerá la velocidad de la herramienta y según la marca y modelo, podrá ofrecerte resultados precisos de corte. Algunos modelos incluyen un mecanismo que aspira el polvo a través de una boquilla que se puede conectar con el aspirador.

La amoladora por su parte, te ofrece una gran cantidad de funciones, las cuales te permiten realizar labores que van desde el bricolaje hasta grandes proyectos. Esto es posible gracias a su versatilidad y a la potencia que brindan estas herramientas.

(Fuente de la imagen destacada:dan70: 9168676/ 123rf.com)

Perché puoi fidarti di me?

Recensioni